This section doesn’t currently include any content. Add content to this section using the sidebar.

El palacio de los leones

El palacio de los leones

El Palacio de los Leones es uno de los lugares más emblemáticos y populares de la Alhambra, y es considerado uno de los ejemplos más espectaculares de la arquitectura nazarí. Fue construido por orden de Muhammad V a mediados del siglo XIV, y su nombre se debe a la fuente de los leones que se encuentra en el centro de su patio principal.

El patio del Palacio de los Leones es uno de los espacios más impresionantes de la Alhambra, y está rodeado por una galería con arcos polilobulados que descansan sobre columnas de mármol. En el centro del patio se encuentra la famosa fuente de los leones, que es una obra maestra de la escultura nazarí. La fuente está formada por una alberca octogonal en cuyo centro se alza una estructura de mármol en la que descansan doce leones, cada uno de ellos con un caño en la boca.

El Palacio de los Leones cuenta con varias salas y estancias, que se distribuyen alrededor del patio principal. Una de las más interesantes es la Sala de los Abencerrajes, que debe su nombre a una leyenda según la cual los miembros de la familia Abencerraje fueron asesinados en esta sala por orden del rey Boabdil. La sala es espectacular, con un techo de mocárabes que se eleva en forma de bóveda y una serie de ventanales que permiten la entrada de luz natural.

Otra sala destacada del Palacio de los Leones es la Sala de los Reyes, que se encuentra en la parte más elevada del edificio. Esta sala cuenta con una impresionante cúpula decorada con estrellas doradas sobre un fondo azul, y en las paredes se pueden admirar frescos que representan a los doce reyes de la dinastía nazarí.

La visita al Palacio de los Leones es imprescindible para cualquier turista que visite la Alhambra, ya que es uno de los lugares más bellos y representativos de la arquitectura nazarí. Su belleza, su elegancia y su refinamiento lo convierten en un lugar mágico y emocionante, que no dejará indiferente a nadie.